MUSEOS Y VIEJOS

UN MUSEO NO ES LUGAR PARA VIEJOS

Leonor frecuentaba los museos desde que tenía uso de razón. Su 

padre la llevaba y le explicaba antes, durante y después de la visita

todos los pormenores de los temas y los símbolos de los cuadros

más importantes.

A lo largo de toda su vida, sintió una especial atracción por estos

lugares. Los consideraba espacios casi sagrados, como una

iglesia, donde había que guardar silencio y  recogimiento.

Permanecía horas y horas de pie, oyendo el audio-guía

correspondiente, porque no quería  perderse detalle de ningún

cuadro. En las grandes exposiciones ni almorzaba. Aguantaba, a

veces el día entero, con un refresco y unas tapas  todo el tiempo

que requería la muestra.

En las últimas visitas, iba notando que había pocos bancos. A

veces, ninguno. Sentarse a descansar y contemplar un cuadro,

mientras oía el audio-guía, suponía para ella un placer inenarrable.

En ocasiones, los pocos bancos existentes eran tan bajos, que

obligaban a realizar un gran esfuerzo para sentarse y levantarse.  

Cartelas, letras minúsculas. Había que  acercarse mucho para

leerlas. Estaban colocadas sin pensar  en la vista de los ancianos,

que pasaban disimulando su decepción.

Aquel día, sentada en un banco a la salida, cansada, se preguntaba

qué había cambiado. La respuesta la encontró en el espejo del

servicio del museo. Habían pasado los años, muchos años, más de

los que quisiera contar. Llegó a la conclusión de que un museo no

era lugar para viejos.

El dilema era o visitar la misma  exposición tres veces para no

cansarse, cosa que su presupuesto no le permitía, o bien dejar de

ir al museo, añadiendo una renuncia más a las muchas que había

tenido que hacer por el paso de los años: viajes, largas

excursiones, etc.

Gran dilema. Lo resolvería otro día. También a los organizadores

les llegaría la vejez.

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

10.04 | 13:56

Me parece precioso el artículo y cómo lo expresas.
Gracias por tus sabias palabras que con el tiempo maduran en mi mente como lo hace un buen vino.

...
17.05 | 21:08

gracias, de gran ayuda , sobre todo el análisis métrico.

...
27.04 | 16:03

¿"Escribir para no pensar"...? Escribir para no llorar más bien-al menos en mi caso-
Es lo primero que he leido de tí y quiero decirte:!ADELANTE!

...
27.04 | 15:51

De entrada no me sorprendes, pero sí me resuenas muy dentro, empatizo y nos reencuentro a las dos en tus palabras y en tu ilusión.

...